Centro Argentino de Arte Cerámico

Centro Argentino de Arte 

 

El Centro Argentino de Arte Cerámico realiza diversos eventos a lo largo del año buscando dar a conocer la obra de sus artistas. Además de los Salones y Muestras que organiza, tambien participa de eventos como la Noche de los Museos organizada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. 
 

El compromiso con la difusión del Arte Cerámico también implica el reconocimento del trabajo de los artistas por eso procura entregar premios materiales en sus concursos. Para esto el CAAC  apela a los sponsors que acompañan esta página y realiza un evento anual cuyo objetivo fundamental es reunir fondos para otorgar dichos premios. Ese evento es el 


 

gallery/cuenco

Festival del Cuenco y el Locro

FESTIVAL DEL CUENCO Y EL LOCRO

Es uno de los eventos que más convoca anualmente a los socios y amigos.

Cuentan las artistas Elena Sánchez y Susana Palete: "Corría el año 2003, y entre algunos miembros de la Comisión Directiva rondaba la idea de realizar algún evento para acercar a los ceramistas en un ambiente distendido y que, además, nos permitiera reunir fondos para afrontar los gastos de funcionamiento del Centro. Fue así como surgió la idea del ceramista Guillermo Mañé de hacer un locro que él mismo cocinaría. 
Otras propuestas se fueron acercando y sumando, entre ellas, el que los comensales se llevaran el cuenco con el que fue servido el locro, y para poder realizarla se solicitó a los ceramistas donar dichas piezas. ¡Hubo cuencos para tirar al techo y todos hermosos! Finalmente el evento se pudo concretar con la colaboración de varios miembros de la comisión, sus familias y amigos para cortar verduras, carnes de todo tipo y cada ingrediente que integra un locro. 
El lugar del encuentro fue el comedor de los obreros del IMPA, las reconocidas Industrias Metalúrgicas y Plásticas de Argentina, recuperadas en 1998 por sus trabajadores. Y a partir de allí siguió, año tras año hasta hoy, en sedes barriales ligadas a la conservación de las tradiciones culturales, como la Asociación Unión Ossolana en La Chacarita y el Círculo Recreativo La Trevissana en Floresta. 
Cada nueva oportunidad sirvió para ir ajustando cuestiones de organización: Mañé cocinó en los tres primeros festivales; luego hubo cambio de cocinero: el profesor Jorge Bangueses tomó la posta y sumó una versión de locro vegetariano, lo cual fue una novedad muy bien aceptada. Además, se consiguió la participación de la Escuela de Gastronomía, aportando a sus alumnos para colaborar en la cocina y por la noche en la atención de las mesas, lo que fue de una ayuda invaluable a la parte organizativa. ¡Jamás podremos agradecerles lo suficiente! 
De igual modo, gran variedad de artistas participaron de las distintas ediciones, deleitándonos con canciones, bailes, murgas, humor...

Los amigos ceramistas, socios o no, además de donar los cuencos para comer el locro, también nos proveen cuenquitos con cucharita para la salsa del locro como los que año a año dona Elena Sanchez y piezas que son un verdadero lujo para ser sorteadas al final del evento que incrementan la recaudación. 
Con cada nuevo festival aumentan los comensales y hay que agregar más mesas de las previstas debido a la cantidad de gente que se va sumando. ¡Pero el locro nunca falta! Por el contrario siempre se cocina demás y una vez finalizada la fiesta, se vende en potes de 1 kg para volver a disfrutarlo unos días más tarde en casa y también se hacen colas para llevarse una porción. Con los años el Festival del Locro y el Cuenco se ha transformado en uno de los eventos más esperados por los ceramistas y sus amigos.

gallery/dpgroupcolors
gallery/banner_simcic
gallery/crecer
gallery/ceramista
gallery/g_